¿Cómo influyen tus emociones en tu toma de decisión?

  • Time to read 3 minutes
¿Cómo influyen tus emociones en tu toma de decisión? - Coaching, Liderazgo y PNL de Maru Davila.

Tomar decisiones en estados emocionales como por ejemplo la angustia o euforia no siempre traen buenos resultados. ¿Quieres saber por qué? Entonces sigue leyendo.

Hablemos del afecto heurístico. El afecto heurístico es un atojo mental que permite a las personas tomar decisiones de forma más rápida y eficiente sin completar una extensa búsqueda de información donde la emoción – como por ejemplo el miedo, el placer, la sorpresa, etc. - juega un papel principal.  Este proceso es inconsciente en el cual existe un estímulo (persona, actividad, objeto, palabra, sonido, olor, etc.) que provoca una respuesta emocional positiva o negativa que a su vez influye en la toma de decisión.

Veamos un ejemplo. Imagínate a un niño que convive con una serie de perros bien educados en su casa. Este niño se encuentra en la calle y ve a un perro desconocido que se le va acercando. Y ahora imagínate otro niño que fue recientemente mordido por un perro del vecino e igual que el primer niño se encuentra en la calle y el mismo perro desconocido se le va acercando. ¿Cómo crees que ambos niños responderán al perro desconocido? Por lo general el niño que tuvo una experiencia positiva con sus perros educados asociará sensaciones agradables al estímulo perro. Este inconscientemente juzgará el riesgo frente al nuevo perro bajo y el beneficio alto. Y por otro lado el niño con la experiencia negativa asociará por lo general a los perros sensaciones desagradables como pueden ser el miedo o el dolor, y juzgará el riesgo de acercarse al perro extraño alto y el beneficio bajo, es decir probablemente la emoción asociada al estímulo perro hará que el primer niño se acercará al perro en cuestión, mientras que el segundo no lo hará. Ambos niños muestran el afecto heurístico en su acción, una respuesta emocional involuntaria que influye en su toma de decisión.

El afecto heurístico suele utilizarse para juzgar los riesgos y beneficios de algo, dependiendo de las emociones positivas o negativas que las personas asocian con un estímulo. Si tus emociones hacia una actividad son positivas, entonces serás más propenso a juzgar los riesgos más bajos y los beneficios altos. Por otro lado, si tus emociones hacia algo son negativas, serás propenso a percibir los riesgos más altos y beneficios bajos. Ambos casos influirán no solo en tu toma de decisión sino también en tu respuesta conductual o expresiva.

La investigación ha demostrado que las personas basan sus juicios en cuanto algo no sólo en lo que piensan sobre ello, sino también en cómo se sienten al respecto. El afecto heurístico obtuvo atención temprana en 1980, cuando Robert B. Zajonc sostuvo que las reacciones afectivas a los estímulos son a menudo la primera reacción que ocurre automáticamente y que posteriormente influyen en la forma en que procesamos y juzgamos la información.

 

Toma de Decisiones

 

¿Te gustaría saber cómo gestionar tus emociones que influyen en tu toma de decisión y respuesta conductual o expresiva?

La Programación Neurolingüística (PNL) ha desarrollado patrones / técnicas para cambiar lo que llamamos estados emocionales que pueden influir en la toma de decisiones y la respuesta conductual negativamente como hemos visto en el ejemplo anterior. El patrón anclaje puede ser una de las técnicas para asociar sensaciones positivas a un estímulo y así obtener una respuesta conductual deseada.

Patrón de Cambio: Anclaje

En la PNL el anclaje describe la captación de un estado emocional mediante un estímulo. Se trata captar una experiencia primaria (visual, auditiva y kinestésica) que influye positivamente en el resultado de la toma de decisión deseada. Como estímulo puedes usar estímulos kinestésicos: “caricias, toques, olores, sabores, etc.”, visuales: “imágenes” y auditivos: “canciones, sonidos, etc.”. 

John Grinder y Richard Bandler, co-creadores de la PNL, observaron que 2 de sus modelos referentes, Milton Erickson y Virginia Satir, usaban estímulos auditivos para anclar estados en sus pacientes y así obtener cambios en sus respuestas.

Es importante destacar que puedes usar anclajes para anclar cualquier estado anímico, siempre y cuando sean los más adecuados para el contexto donde quieres obtener una respuesta con un resultado deseado. Una vez anclada la experiencia, puedes acceder al estado mediante la activación del estímulo no solo en el contexto con cambio deseado sino también en cualquier otro contexto donde este estado emocional es de utilidad.

Si quieres conocer más patrones para gestionar tus estados emocionales y respuestas conductuales o expresivas, te invito a que participes en nuestra próxima edición del programa Practitioner de PNL. Para más información pincha aquí o escríbenos a info@marudavila.es