Toma de decisiones: El padre, el niño y el burro

  • Time to read 1 minute
Toma de decisiones - blog de Maru Davila coach

Hace mucho tiempo, iba un padre con su hijo a una feria para vender a su burro. Iban los dos andando con su burro cuando se cruzaron con dos personas, empezaron a hablar y al despedirse oyeron que decían: "¡vaya dos!, ¡No sé quién es más burro de los tres! Porque tienen un burro y no lo utilizan, el burro, bien descansado...y ellos a pie".

El padre, que era un hombre inteligente, pensó, "pues a lo mejor resulta que tienen razón, lo que haré será subir a mi hijo al burro y yo iré caminando" y así lo hizo, de tal manera que siguieron el camino el hijo montado en el burro y él andando y siguieron el camino así. Cuando llevaban un pequeño trayecto recorrido, se volvieron a encontrar con otras personas a las que también saludaron y después de hablar un poquito oyeron, cuando se despedían, que entre ellos se decían: "mira que es burro el padre, lleva al hijo en el burro y el va caminando, mira que es burro" El padre, al oírlo, se puso a pensar y decidió que a lo mejor tenían razón... “¿sabes lo que haremos?, le dijo a su hijo, yo subiré encima del burro contigo y así iremos los dos, esta gente tiene razón soy un poco burro”.

Así siguieron el camino. No llevaban la mitad del camino recorrido que se encontraron con otras personas a las que saludaron de nuevo y cuando ya se iban a despedir oyeron: "Mira, ¡vaya dos! ¡Pobre burro!. Entonces, el padre, se dijo: "caramba, pues a lo mejor sí es que es verdad,, tienen razón porque míralo como va sacando la lengua... Hijo, ¿por qué no hacemos una cosa? Baja del burro, estira tú de él, y yo iré encima, y así iremos bien.” El hijo le contestó a su padre: "muy bien, padre, muy bien". Siguieron un rato así y antes de llegar al pueblo se encontraron con otras personas a las que saludaron y a las que oyeron decir: "¡qué barbaridad, este hombre!, ¡Es un maltratador de hijos! Porque él va subido encima del burro, y su hijo caminando... ¡vaya fresco!” Y cuando iba a hablar a su hijo, éste le dijo: "padre: no me digas nada más, sólo ha sido encontrarnos con gente y nunca lo hemos estado haciendo bien; hagamos lo que nosotros queramos y la gente que hable... “