El cuento del elefante

  • Time to read 1 minute
elephant

“Una vez, un circo llegó a un pueblo, cuyos habitantes eran ciegos. Este circo traía un elefante, que al caminar por las calles hacía que todo el pavimento retumbase. Los habitantes estaban asustados.  No entendían qué podía hacer semejante ruido. Tras una larga reunión, los habitantes decidieron mandar a los cuatro hombres más sabios del pueblo a que descubriesen de qué se trataba. Llegaron al elefante, el primero de ellos tocó la pata del elefante y pensó que aquello era fácil de explicar, ya que era similar al tronco de un árbol. El segundo elegido tocó el cuerpo del elefante y pensó que aquello era como una pared. El tercer sabio tocó la trompa del elefante y pensó que aquello era una serpiente. Y, finalmente, el cuarto sabio tocó la cola del paquidermo y concluyó que aquello era como una cuerda. Cuando se reunieron en la plaza del pueblo para explicar qué era aquello que hacía tanto ruido, comenzaron a discutir unos con otros al dar opiniones tan opuestas. El que había tocado el cuerpo del elefante y pensaba que era una pared, creyó que su compañero estaba loco al decir que aquello era como una cuerda, el que pensó que era una cuerda pensaba que estaba loco el que pensó que era un arbol y así sucedió con todos. Al final, los cuatro sabios se enfadaron y dejaron de hablarse. Unos días más tarde, pasó por el pueblo un tuerto que había oído del gran problema que había. Todos fueron corriendo a preguntarle quién tenía la razón. Cuando el tuerto dijo que todos tenían la razón, la gente pensó que se había vuelto loco. Entonces él explicó el elefante tenía el cuerpo como una pared, las patas como troncos, la trompa como una serpiente y la cola como una cuerda”. Fuente: Narración tradicional